John Carter: Entretenimiento de gran presupuesto y escasa satisfacción

Escrito por: -

Crítica de John Carter

Durante los días previos a su estreno, John Carter recibió una buena cantidad de varapalos en muy distintos medios. En Estados Unidos se le puso una calificación muy baja, y tras su estreno español ocurrió lo mismo. ¿Es una película recomendable, una que tenemos que ver y disfrutar? Pues sinceramente, sí. Pero, claro, con matices.

Es una película bien realizada, que sabe aprovechar ese gran presupuesto del que hace gala. Muchos efectos especiales, personajes creados con CGI, interactuando con actores reales y una trama que cuenta con más de 100 años de trayectoria, y de la que han bebido casi todos los grandes directores y creadores de género. Pero algo falla.

Quizás sea simplemente que es una película Pixar, la primera en imagen real de la todopoderosa productora de títulos tan brillantes como Toy Story, Wall-e o la próxima Brave. Uno se espera que una producción de este tipo sea más similar a estas que, por ejemplo, a Cars 2. Pero no es eso lo que encontramos, y la decepción se multiplica.


Porque la película no llega al nivel que se exige, y se queda en un carnaval de efectos especiales en los que, reconozcámoslo también, los actores cumplen sin pasarse, y la trama se actualiza tanto, que difiere de la historia original lo suficiente como para no convencer como adaptación cinematográfica de una novela que muchos aficionados tienen como una obra referencial.

Pero no creo que esta sea una película que merezca unas críticas tan negativas como se han visto. Tratándola como un producto en sí mismo, no desmerece sus intenciones, y queda como una correcta película de acción y aventuras, aderezada con una visita a un Marte tal y como se entendía en el siglo XIX.

Los fallos de guión, alguna escena que te saca de la película, y otras cosas que tanto se prodigan en las grandes producciones ultimamente estropean el visionado, pero el entretenimiento con esta película está asegurado, si no queremos pedir mucho.

Vota este artículo:
Ningún voto ¡Sé el primero!